Si cesase el viento

 Qué buena cosa si cesase el viento.

Podría ir a a casa del médico y pedirle recetas contra la claustría, o un remedio sin efecto pero barato para el mal de porro que me tiene echado el vecino, así vuele con el mismo viento y vuelva pasadas las calmas, sin mal ninguno y sin olor a los porros que fuma noche y día y entre viento y viento, así se fume.

Podría ver la película turca Delirer sin que el viento y su fragor me anulasen el audio, off del todo, y sin que los malos sean los buenos y los buenos aventados sean encima otomanos, y sin que la cabeza, aventada, me pida siesta con el viento de fondo, un largo musical sin partitura que reza y reza camino de los siete desvaríos sobre las aguas desmandadas.

Pero, sobre todo, si cesase el viento podrían reanudarse las tareas de búsqueda con sónar y radar de las niñas perdidas y no halladas. Eso sería muy bueno.

Pero el viento no cesa. Desde hace una semana, no cesa. Quien dejó la puerta abierta, cerró los ojos y los oídos. Ignorados nos tiene.

No, no cesa.















Share on Google Plus

About Actas de noviembre

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Aceptamos y respetamos todas las ideas y argumentos. No se admitirán comentarios ofensivos, expresados con grosería o escritos en apócopes sms