Ser mayordomo

Ser mayordomo o montero mayor de un aristócrata inglés completamente arruinado que se llame Frederick Augustus, aunque en casa, naturalmente, lo llamarían Percy, el cual Percy, no tan truhán como parece, andaría buscando naranjas en el botánico de Hyde Park, en compañía de su cuñada, la pizpireta, paliducha y desmayable Mary Lyndon, de los Lyndon de Kensington, y entre naranja y limón le contaría sus últimos días en la campaña del Sudán, cuando los derviches pedestres de Kassala lo mantuvieron de rehén bajo tormento, pan y agua, canjeándolo once meses después por diez piastras de oro y dos botellas de Laphroaig de10 años, y retornarla a ella a su mansión, tras el discreto encuentro, en tanto lord Frederick Augustus Seymour, II barón Seymour de Trowbridgese, sacude la borra de los bolsillos con los naipes del Tramp Gentl Club, y abrirle la puerta del coche (a ella), y que ella, antes despedirse, me halague con "Oh, Bryan, bien sabe el afecto que siento por su señor, pero hombres como usted ya no quedan", o algo similar, algo propio de esta memorable Mary Lyndon de Kensington, y otros pecados que sólo Percy yo recordamos porque los demás no han tenido más remedio que olvidarlos.






Share on Google Plus

About Actas de noviembre

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comments :

Publicar un comentario

Aceptamos y respetamos todas las ideas y argumentos. No se admitirán comentarios ofensivos, expresados con grosería o escritos en apócopes sms