Paisajes y mundos

Decía José Saramago, en ese estilo un poco naif que de vez en cuando dejaba caer por sus novelas, que en este mundo lo que más hay es paisaje. Una obviedad que encierra una razón poderosa para algunas reflexiones, sobre todo cuando nos empeñamos en parecer nosotros mismos y, asediados por el paisaje, nos refugiamos en la conversación con el ser a la que llamamos pensamiento, a veces "yo". Y juro que hoy he desayunado, muy bien por cierto.

Lo que más hay en el mundo es paisaje, pero el mundo no es un paisaje, algo que se pueda contemplar inocuamente desde cualquier ventana, o desde un mirador para turistas provisto de esos cachivaches que funcionan con una moneda y aproximan "las vistas" con la misma eficacia con que se sirve una hamburguesa. El paisaje sin injerencia del yo que lo nombra queda como la princesa del cuento: sin sentido. (Nota la diferencia, Espasita: al paisaje hay que nombrarlo, ni siquiera hace falta fijarse mucho).

En esas estábamos mi perro y yo esta mañana, frente al océano, un poco zarandeados por el viento cabezón que será alisio pero de una constancia enojosa, a medio sumergir en la bruma que bajaba de los montes nevados de Güímar a la costa cálida, tan voraz y espumosa como una reunión de delfines con resaca. Y de repente me ha dado por pensar que sin ese mismo yo aturdido por el viento, la luz entrecelada y la humedad pastosa de la neblina, el paisaje (lo que más hay en el mundo), sería una anécdota en la nada. Aunque, ya puestos a quisiquillas, igual sigue siendo nada con el yo que nombra de cómplice. Todo un instante edificando su candidatura al olvido.

Lo que pensaba el perro, lo ignoro. Yo, por si acaso, me he tomado un Valium. El perro no.
Share on Google Plus

About Actas de noviembre

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Aceptamos y respetamos todas las ideas y argumentos. No se admitirán comentarios ofensivos, expresados con grosería o escritos en apócopes sms