Si una tarde de octubre un niño...

Al niño que nunca ha dejado de existir hay que escucharle siempre y dejar que se desenvuelva de vez en cuando. Hay que dejarlo montar en bicicleta, zascandilear por la playa, mojarse las zapatillas en el océano un poco rabioso, huir de las olas, jugar con la arena...

Si no lo escuchas y no le das algún capricho de vez en cuando, el niño se olvida de ti. Y entonces estás perdido, amigo. Lo dice Faramio y lo digo yo. Lo dice la maravillosa Ana María Matute: Los niños que ya no están y que no han muerto, ¿dónde viven?

Esta tarde de octubre, luminosa, templada, uno de ellos estaba localizable. Y cumpliendo con su única obligación: existir.




Share on Google Plus

About Actas de noviembre

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

4 comentarios :

  1. Sí, totalmente de acuerdo...Yo todavía tengo todos los juguetes guardados a mano y las katiuskas para ir saltar encima de los charcos.

    ResponderEliminar
  2. Los Patafísicos somos niños por definición. Tanto, que cierta vez me acerqué demasiado al cocodrilo Lutembi confiando en sus bondades y me mordió, pero ya se m'ha curao.

    ResponderEliminar
  3. Joé, Lutembi... mira, ahora lo estoy echando de menos...
    Con lo juguetón que era. Ay, Señor...

    ResponderEliminar

Aceptamos y respetamos todas las ideas y argumentos. No se admitirán comentarios ofensivos, expresados con grosería o escritos en apócopes sms